Buscar
  • Jacky Cepeda

Cuando la vida te sorprende...

Actualizado: 25 dic 2018

Cuando llega una tragedia tan inesperada a nuestras vidas, todo se viene abajo. ¡Nunca pensamos que eso que vemos tan lejano nos pueda ocurrir a nosotros y menos que podamos soportarlo!

Perder a un hijo es verdaderamente demoledor, es quizá la prueba y experiencia más dura y devastadora que podamos vivir como seres humanos. Siempre pensamos que de esta no vamos a salir, que no vamos a poder continuar con nuestras vidas y que lo peor llegará para terminarnos de hundir.

Y sí, al principio todo lo vemos así, oscuro, trágico, no entendemos nada, las noches se convierten en nuestra peor consejera, nos preguntamos por qué a nosotros, ¿por qué a mi? ¿Que hice? ¿Por qué este castigo? En fin, son muchas preguntas sin respuestas.

El día que partió Sofy, (Julio 26/15) pensé que no iba a soportar su ausencia, que sin ella... no podría vivir más. Mis días se convirtieron en días largos y oscuros, días de muchas lagrimas y dolor, ¡Días en que soñaba que todo lo que estaba viviendo fuera tan solo un sueño! ¡No quería nada, quería que pasaran las horas, los días, los años, no quería sentirme así de mal como estaba, quería despertar y pensar que había sido un mal sueño! Pero no. ¡Así no fue, tocó seguir y llenarme de mucha fuerza para continuar!

En estos momentos siempre necesitas ayuda, alguien que te entienda y alguien que te de las fuerzas para continuar. En mi vida siempre ha existido Dios, pero esta vez le hice muchas preguntas sin encontrar respuestas, fueron llegando muchas personas entre ellas Gonzalo Gallo, a quien le agradezco en el alma todo lo que me ayudó a entender a que vinimos a este mundo y muchas cosas mas... luego me escribió una mamá que no conocía y que aún no conozco personalmente pero que al igual que yo pasó por una tragedia que le marco su vida y quien decidió escribirme por mucho tiempo dándome alientos para poder continuar.

Hoy doy gracias a Dios por haberme hecho entender que nuestros planes no son como los queremos, que vinimos a este plano a hacer una carrera universitaria, con sus altos y bajos, con muchas pruebas, con muchos días tristes, pero también con muchos días coloridos.

Todo tiene su proceso en esta vida, no ha sido nada fácil, vivir sin esa personita que trajiste al mundo con tanto amor y alegría y que ahora no está, duele mucho...


Solo se que vamos aprendiendo a vivir con este dolor y con esta ausencia física que todo es cuestión de aceptación y de actitud positiva, que todos estamos de paso, que aunque duela llegará el día en que ese dolor lo sentiremos de otra forma y que lo iremos convirtiendo en amor, porque seguimos amando a esa personita igual o mas aunque no este presente, me tranquiliza saber que nos volveremos a ver algún día para abrazarnos y que es posible volver a sonreír!

Solo se que aquí estoy y que esta enseñanza me dejo una gran misión, ayudar a dar un poco de alivio con mi experiencia a mamitas en este proceso.Tengo la seguridad de que esta prueba saldre fortalecida, a ti Dios... gracias por amarme y enseñarme tanto.

Dedicado a mi princesita del cielo que me ha mandado todas las fuerzas para seguir.


¡Te amo hasta el infinito!

16.274 visualizaciones14 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo